Franquicias de Hosteleria


Este tema es un pelin pesado, por eso hemos pegado directamente un articulo del BBVA que nos parece interesante, si lo prefieres lo puedes ver en este enlace: artículo bbva

No existe una regulación concreta, del contrato de franquicia como tal. Es lo que se conoce como un contrato atípico, pero si existe un marco legal, normativo, que regula el sector y la actividad comercial en franquicia. Y entre dicha normativa podemos la Ley 7/96 de comercio minorista, que en su artículo 62 entiende que es: aquel contrato por el que una empresa denominada franquiciadora, cede a otra, denominada franquiciada, el derecho a la explotación de un sistema propio de comercialización de productos o servicios. Esta definición se concreta en el Real Decreto 201/2010, que desarrolla ese artículo 62.

En su primer artículo precisa dicha definición: Contrato por el cual una empresa, el franquiciador, cede a otra, el franquiciado, en un mercado determinado, a cambio de una contraprestación financiera directa, indirecta o ambas, el derecho a la explotación de una franquicia, sobre un negocio o actividad mercantil que el primero venga desarrollando anteriormente con suficiente experiencia y éxito, para comercializar determinados tipos de productos o servicios A alguno le puede parecer más liosa, y sin duda lo es, pero es que a continuación señala que para ser considerada franquicia debe comprender tres requisitos, requisitos que lógicamente debe contener el contrato de franquicia: 1. El uso de una denominación o rótulo común u otros derechos de propiedad intelectual o industrial y una presentación uniforme de los locales o medios de transporte objeto del contrato.

2. La comunicación de unos conocimientos técnicos o un saber hacer, que deberá ser propio, sustancial y singular. 3. La prestación continúa de una asistencia comercial, técnica o ambas durante la vigencia del acuerdo, sin perjuicio de las facultades de supervisión que puedan establecerse contractualmente. Estos tres requisitos deben darse conjuntamente y son los que diferenciaran esta modalidad contractual de otras similares como los contratos de concesión o de distribución exclusiva, de cesiones de marca, de transferencias de tecnología, etc. Una variante del contrato de franquicia es el contrato de masterfranquicia, aquel por el que se cede derecho a desarrollar comercialmente la franquicia en una zona, autorizando a realizar contratos de franquicia con terceros. Marco legal y requisitos precontractuales Además de la Ley de comercio minorista y del RD que la desarrolla que ya hemos citado, podemos encontrar legislación adicional que regula determinados aspectos de la franquicia. Podemos destacar la ley y el reglamento de defensa de la competencia, así como legislación europea. Conviene tener claro dos aspectos obligatorios legalmente si vamos a realizar un contrato de franquicia: • El franquiciador debe estar inscrito en un Registro Público de Franquiciadores, al que debe suministrar una concreta información. • El franquiciador debe suministrar una información precontractual determinada al franquiciado. ¿De qué información precontractual obligatoriaestamos hablando? 1. Datos de identificación del franquiciador. 2. Acreditación de ser titular para España de la marca o derechos de propiedad industrial. 3. Descripción general del sector de actividad objeto del negocio de franquicia. 4. Experiencia de la empresa franquiciadora. 5. Contenido y características de la franquicia y de su explotación. 6. Estructura y extensión de la red en España. 7. Elementos esenciales del acuerdo de franquicia. Sobre el contrato de franquicia en sí Como hemos comentado el contrato de franquicia es un contrato atípico, que varía enormemente en cada supuesto, pero que necesariamente ha de contar con los elementos de la definición legal que hemos visto en el primer apartado, y que podemos resumir en una cesión de marca, una transferencia de knowhow y una asistencia técnica continuada. También señalábamos que esto era a cambio de una contraprestación. Dicha contraprestación puede revestir distintas formas: • Canon de entrada o de adhesión. • Royalties o canon periódico de explotación (porcentaje sobre la facturación, los beneficios, etc...). • Margen por la venta en exclusiva de productos. Además se puede pactar la contribución del franquiciado en determinados gastos publicitarios, o la obligación del franquiciado de realizar determinadas acciones concretas de formación, la implantación de algún código deontólogico común a toda la red, etc. Son habituales las cláusulas de exclusividad por zonas, o la de confidencialidad, o la de no competencia en un periodo concreto tras abandonar la red de franquicias .

A TENER EN CUENTA

Procura regoger todos los puntos que pactes con tu franquiciador...