Los pecados de las franquicias

LA GULA, muy habitual es adquirir una franquicia porque nos gusta el servicio o producto que ofrece, sin considerar que una vez que lo adquirimos pasamos de clientes a gestores, con unas obligaciones y responsabilidades muy lejos de nuestras pretensiones como empresarios...

PEREZA, una franquicia es sin duda una excelente opción para abrirse camino en el mundo de la empresa, pero no podemos dejar de pensar ni por un momento, que al igual que cualquier negocio exige dedicación, trabajo y mucho esfuerzo...

ORGULLO, tenemos asumir los conocimientos que nos están transmitiendo, no somos más listos que la franquiciadora y tenemos que acatar y entender lo que nos proponen, por esto compramos la franquicia...

LUJURIA, saber compartir todas las mejoras que encontremos en los diferentes procesos y no quedarnos y regodearnos de ellas, esto enriquecerá la enseña y redundara en beneficio para todos...

ENVIDIA, conviviremos con otras franquicias de nuestra enseña, que su cuenta de resultados es mejor a la nuestra, a las que nuestro franquiciador pone como ejemplo, no te ofusques y trabaja para conseguir revertir la solución...

IRA, no te enfades ante los problemas, dialoga o negocia con tu franquiciador, es más positivo esto que discusiones que no llevan a ningún camino...

AVARICIA, no busques alternativas a los productos de la cadena buscando proveedores más económicos pero de peor calidad, pensando que todo vale...